Reflexiones

Pasados los ecos de la “Festi-borroka” que tuvo lugar antes de las navidades para reclamar que no se cancelase el festival de fin de año (que suelen llevar a cabo los alumnos de 1º de bachillerato) y las posteriores expulsiones por este motivo, creo interesante publicar dos de los textos que nos han llegado a raíz de todo ello.

¿LIBERTAD?

¿Qué es la libertad? ¿Cómo vamos a ser libres si nos comen el coco, si los gobernantes nos engañan y nos manipulan, los terroristas nos amenazan, las drogas nos adormecen y, además, me falta el dinero para comprarme una moto, que es lo quisiera?

No me estoy quejando, sólo estoy afrontando y dando a entender que nadie es libre, que todos tenemos ataduras o tabúes que nos limitan, que esa libertad de expresión tan defendida hoy en día no es del todo libre, no es tan real como el Gobierno u otras entidades quieren hacer que parezca.

Como no somos libres, no podemos tener la culpa de nada de lo que nos ocurra. Yo estoy segura de que casi nadie cree de verdad que no es libre, no aceptan que funcionan como un mecanismo manejado por los de arriba. La mayoría de la gente está totalmente ciega ante esta situación. Por otra parte, están los que sí están al tanto de la situación y lo único que hacen es la vista gorda.

Pero mi cuestión es: ¿Qué hay de mí? ¿Tengo que hacer la vista gorda, dejarme pisotear, estar sometida a ellos, en fin, tener que lamer la bota que me pisa el cuello para que un día me muera asfixiada por la misma bota que yo “protegía” para que no me pasara nada?

Yo sólo tengo 14 años, pero a pesar de ello, sé en la mierda de mundo en el que estamos, rodeados mayormente por escoria ignorante. No quiero hacer sentir mal a nadie, pero si os sentís mal, es porque sabéis que también sois culpables de esta sociedad podrida.

Yosra


REFLEXIÓN

Creo conveniente decir algo en lo que creo que estamos de acuerdo, y es que la educación es la base de una sociedad, va a “dirigir” los comportamientos e incluso la manera de pensar y procesar la información de cada persona.

Veo un gran problema dentro del concepto de educación que tenemos ahora mismo, y es que lo “normal” es que ésta consista simplemente en que a los alumnos se les suelte una gran masa de información la cual en la mayoría de los casos, pueden memorizar y soltar en un papel, y eso se supone que demuestra la validez de esa persona para que en un futuro pueda desempeñar un trabajo, pero al mismo tiempo, está demostrado que a esa persona se le va a olvidar la mayor parte de lo que ha memorizado.

Habiendo hablado de cómo funciona en pocas palabras el sistema educativo, quiero hablar sobre la utilidad de éste, ¿para qué sirve la educación que tenemos? Apoyándome en los conocimientos que obligatoriamente, y a partir de la eso, a nuestra elección, obtenemos, y la forma en la que se nos informa sobre ellos, he llegado a la conclusión de que la educación actualmente nos convierte en útiles para la sociedad y su evolución, pero, ¿quién me enseña a convivir dentro de ella? La respuesta que te suelen dar es que para eso ya están tus padres, que han sido enseñados moralmente por tus bisabuelos, que han sido enseñados por tus tatarabuelos, por lo tanto es completamente imposible que las personas aprendan, bajo un pensamiento racional, por qué debes comportarte bien o simplemente no molestar a otras personas. Para eso, a lo largo de la historia se han utilizado las normas, para “mejorar”, en cierta manera la convivencia entre las personas.

Pero, ¿qué son las normas? Dentro de la sociedad hay una serie de normas impuestas, redactadas con la intención de que si alguien se las salta, sufrirá un castigo.

¿Y para qué sirve obtener un castigo si no demuestras que lo que ha hecho esa persona está “mal”? En numerosas veces la persona que ha impuesto esa norma o ayuda en que prospere no podrá darte una explicación totalmente racional. (Esta afirmación es bastante subjetiva, ya que lo digo desde mi experiencia, sin basarme en ninguna estadística ni nada que pueda demostrarlo).

Teniendo en cuenta que el bien y el mal es algo que depende de cada uno, ya que cada persona tiene un pensamiento distinto, es decir, no todo el mundo va a estar de acuerdo con el concepto del bien y el mal, por ejemplo, a un asesino en serie no le parece una brutalidad matar a gente por su bienestar emocional, o a un violador no le parece mal violar a otra persona sabiendo que le puede crear un trauma, además de hacerlo en contra de su voluntad. Por lo tanto, ¿quién decide lo que está bien y está mal? Aquí en España vivimos en una democracia, la democracia es un sistema en el cual los ciudadanos eligen sus normas en conjunto, aunque aquí solo nos dejan elegir a una persona para que decida po nosotros, además, en una democracia no hay distinción de clases, pero aquí el poder lo tienen un grupo de personas, elegidas por nosotros si… pero… seguimos sin tener la opción de dar nuestra opinión. Además, aparecen dentro de nuestra sociedad figuras totalmente antidemocráticas como es el rey, que cumple la función de jefe de estado sin que nadie lo haya elegido excepto el dictador Francisco Franco. 

Por lo tanto las normas que rigen aquí son impuestas por el gobierno, un grupo de personas que pueden cambiar, sugerir e imponer nuevas normas. Y…¿qué seguridad tenemos de que ese grupo de personas va a ser justa y va dejar su egoísmo y opinión o manera de procesar sus ideas a un lado para mejorar (o al menos tener esa intención) el bienestar del ciudadano? Pues realmente no tenemos esa seguridad, más bien tenemos casos de corrupción y un ciudadano sin opción de dar su opinión ni proponer nada.

¿Y qué puede hacer el ciudadano para expresar su opinión sobre la gestión del estado? A lo largo de la historia, los ciudadanos han presentado sus ideas mediante manifestaciones, las cuales hacen posible que el ciudadano pueda expresar su opinión de alguna manera.

Llegados a este punto de la reflexión, ¿es correcto que los alumnos de un centro educativo público sufran un castigo por expresar su opinión en forma de manifestación?¿Cuál es el futuro que queremos para nuestras generaciones?¿Queréis enseñarnos a no tener un pensamiento crítico y a no dar a conocer nuestro descontento sobre cómo eligen por nosotros?

Creo que no, no es correcto que dentro de una manifestación en la que hay alumnos desde primero de la ESO hasta primero BACH, se impongan castigos más severos a los que tuvieron la idea de la manifestación que a personas que faltaron al respeto a las demás personas, ya sean otros compañeros, profesores o agentes. Una ilegal manera de dar ejemplo a otros alumnos sobre que manifestarse está mal a base de expulsiones en masa de los pertenecientes de una manifestación, con el propósito de que no se vuelva a repetir, ya que es un problema añadido para el centro el cual no os interesa volver a tener, sin plantearos que si esto es lo que nos enseñáis, en un futuro simplemente vamos a ser capaces de obedecer por mucho que nos estén jodiendo. 

Éste Viernes 21 de Enero, he decidido no ir a clase en forma de protesta a las severas expulsiones que el centro ha decidido tomar por el hecho de manifestarse, independientemente del castigo que tales personas deben tomar por saltarse clase y demás acciones que ni me interesan ni lo harán.

Javier Cabrera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s